Diario de mis lombrices (vermicompostaje!)

el

La idea de tener un compost siempre me había llamado la atención. Me gusta mucho la idea de tener en casa un pequeño ecosistema que va evolucionando y poder observar sus cambios día a día. Y si además ese ser viviente nos aporta algo con su presencia, pues mejor que mejor. Esto se entiende así con plantas, animales y también como desccubrí hace poco, con un compost!

Pero antes cuando pensaba en mantener un compost, lo relacionaba automáticamente con vivir en el campo y dejaba la idea para idílicos planes que siempre sonaban lejanos. Pues bien,ya podemos cambiar el chip 🙂 el vermicompostaje es apto para urbanitas.

Como ya existe muchísima información al respecto, hoy no voy a centrarme a explicar en tema de cómo funciona el compostaje con lombrices. Sólo lo básico es que se puede tener en casa, reducir los residuos orgánicos del hogar y obtener humus de lombriz al final del ciclo. ¿no os suena una idea genial para tod@s los que quieran reducir residuos?

Aquí tenéis una guía sobre vermicompostaje que yo encontré muy completa:

Fundación Terra: lombrices trabajando

Después de informarme bien, lo que por ahora echo de menos acerca del vermicompostaje es información más detallada sobre la evolución del proceso. Es decir como va funcionando el ecosistema de las lombrices día a día. Aunque considero que es fácil llevar un compostaje de lombrices, sí que voy observando cambios y me he encontrado con alguna pequeña dificultad que me gustaría compartir por aquí. Y con esto quiero animaros a adoptar estas lombrices tan trabajadoras, ya que aunque es más sencillo tirar la basura al cubo, es mucho más divertido y enriquecedor tener tu compostera en casa.

Por ahora llevamos 6 semanas con nuestro sistema de vermicompostaje. Y ya tengo algunas historias que me gustaría compartir. De ahí que quiera hacer una serie de entradas a modo de diario del progreso de mi vermicompost en casa.

Lo primero que me gustaría contaros es que hay diferentes versiones de sistema de vermicompostaje. Las que podemos adquirir en tiendas online suelen ser o de madera o de plástico. Y lo genial es que es relativamente fácil fabricar el sistema de compostaje tu mismo. Ya dependiendo de las opciones que tenga cada uno, podemos optar por usar materiales nuevos o reciclar otros que tengamos a mano. Este video me ha gustado a mí:

 

En mi caso estaba tan impaciente por empezar que opté por comprarme un sistema fabricado de plástico reciclado. El modelo se llama “Worm cafe”.

worm cafe

Por ahora estoy contenta con el modelo y por lo que he leído de otras personas con más experiencia que yo en el tema, es un modelo fácil de llevar y tiene pequeñas ventajas que lo hace un modelo conveniente para el uso doméstico.

Lo que a mí me llevó a comprarme este modelo fue que usaran plástico reciclado para su fabricación. Al ser de plástico mantiene bien la humedad, al contrario quizás que un modelo de madera que en nuestra casa quizás podría secarse un poco (aunque esto en realidad creo que suele ser frecuente)

Otro de los motivos fueron el hecho de que las bandejas apilables, ya que así nos ocupa espacio, pero en el plano vertical.

 

Entre las ventajas que se le aplican a este modelo, una de ellas es que la tapa tiene unos “ganchos” con las que se puede anclar a la bandeja cuando lo abres, de modo que no se necesita poner la bandeja en el suelo, así es más fácil echar los desperdicios sin manchar el suelo.

Otra ventaja sería que en la bandeja inferior, donde van las patas, al modelo le han diseñado como una montañita en el centro, de manera que cuando las lombrices se cuelan a esta parte de abajo, luego tienen la posibilidad de subir por la montañita 😀 Aunque si os digo la verdad, no se si las mías lo han pillado todavía…porque me da la impresión de que se quedan bastante allí abajo.

Las desventajas se las pondría por ahora al embalaje…Varias de las partes venían envueltos en plástico finito y la verdad es que no lo ví estrictamente necesario. Si alguien está comprando plástico reciclado, veo un sinsentido generar más plástico por otro lado.

En general, estoy contenta con el proceso y con el modelo. Os contaré más en la próxima entrega!

¿Y tú? ¿qué ideas tenías del compost? ¿sería una forma de reducir residuos orgánicos  que pudieras adoptar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s