Prensando…leche! (bebidas vegetales)

el

 

 

leche3

Desde el punto de vista de las basuras hay mucho que decir sobre la leche. Para hacernos con una idea rápida, deciros que nos venden los tetrapak como una opción reciclable, y aunque esto es así, es un tema más complicado.

Si por vuestro estilo de alimentación optáis por leche de vaca, hay en el mercado marcas que venden la leche en cristal. Me imagino que según donde estéis viviendo, las habrá disponibles en un supermercado u otro. Aquí en Alemania, existe la opción de comprar leche de vaca ecológica en cristal, eso sí, normalmente en los supermercados “Bio”. Además este envase de cristal forma parte de un sistema de depósito es decir, que cuando ya no uses la botella, la llevas de vuelta al supermercado y te devuelven el importe del envase. Este sistema alemán del Pfand es especial sólo de algunos países y me gustaría contaros más sobre ello en otro momento.

En nuestro caso, decidimos hace tiempo comenzar a explorar el mundo de las leches vegetales. Hemos probado muchas, sobre todo cocinando con ellas y la verdad es que estábamos muy satisfechos 🙂 Pero claro, todo esto fue hasta que empezamos a plantearnos el tema de los residuos, ahí fue cuando descubrimos la cara oscura del Tetra Brik :S

En nuestros hábitos la consumiamos cada día, lo que se traducía en muchos envases a la semana y además un aumento del gasto económico, ya que suele ser más cara que la leche de origen animal (¿cómo puede un producto de origen animal ser más económico que uno exclusivamente de origen vegetal? esto ya en sí da bastante que pensar)

Y seguro que estaréis pensando ya en la respuesta a todo esto: hacerla uno mismo! pues sí, esto es lo guay de las leches vegetales, que en un momento y con pocos ingredientes se puede hacer en casa. Aunque claro, eso de en un momento para nosotros ha sido un proceso de probar hasta encontrar nuestra fórmula. Y esto amig@s, es lo que vengo a contaros hoy, el método que ha superado nuestros requisitos. ¿qué buscábamos en la receta de esta leche vegetal?

  1. Los ingredientes están disponibles a granel.
  2. La elaboración conlleva un máximo de 15 minutos.
  3. Buscamos un sistema alternativo a la gasa o a la bolsa de leches vegetales

Los dos motivos primeros se entienden, pero ¿por qué no una bolsa para leches vegetales?

Pues sencillamente, por cuestiones de comodidad 😛

Al principio de fabricar las leches yo misma, usaba simplemente paños de cocina y con ellos filtraba la leche. Y no sé a vosotros…pero a mí, este paso me parece un completo engorro. Quiero decir, no está mal si fabricas la leche de vez en cuando, pero en nuestro caso para todos los días este paso era el que más nos echaba para atrás. Sin contar además que luego hay que lavar el paño.

Más tarde, nos compramos una bolsa especial de filtrado para leches vegetales. Las hay de muchos tipos y materiales. Su uso facilita un poco el procedimiento, pero no me terminaba de convencer.

leche

¿Cuál es entonces nuestro método elegido?

Después de contemplar más posibilidades encontré en las redes sociales a alguien que la filtraba la leche con un prensador de café. En aquel momento no le hice caso, pero poco a poco la idea fue cobrando sentido y nos lanzamos a la búsqueda del nuevo cacharro 😛

La primera ventaja del prensador de café es que es muy fácil encontrarlo de segunda mano. Quizás hasta si preguntáis en vuestro entorno, alguien tenga uno olvidado en casa al que ya no le de uso. Lo importante quizás es encontrar uno que sea de litro, para poder obtener aproximadamente un litro de bebida cuando lo usemos.

 

esta
Este es el cacharrito en cuestión, prensador de café

Más ventajas

Al usarlo basta con empujar el embolo para filtrar la leche, así que no es necesario mancharse las manos. Y tras su uso es fácil de limpiar, basta con enjuagarlo bajo el agua. Aunque de vez en cuando hay que darle una limpieza más profunda a las hojas que hacen de filtro. En mi caso éstas se pueden desmontar así que se hace más sencillo.

Las desventajes que se me ocurren…

pues sería que requiere tener otro aparato más en vuestra cocina y que quizás tengáis que hacer una pequeña inversión económica si lo compráis. También habría que contar con el embalaje y materiales de los que está hecho el prensador. Aunque si hacemos balance con los embalajes que evitamos a largo plazo, salimos ganando con el prensador de café.

Para nuestra receta necesitas:

  • 60g de arroz crudo o copos de avena
  • 1 litro de agua
  • 1 pizca de sal
  • Opcional: un trocito de corteza de limón, endulzante a tu elección, especias etc.
  • 1 batidora de alta potencia/licuadora/Thermomix.

Modo de preparación en Thermomix

  1. Ponemos 60 gr de avena o arroz en nuestra licuadora. Lo batimos hasta convertirla en polvo, son 10 segundos a velocidad 10.
  2. Ahora añadimos el agua y ponemos a calentar y mezclar. Es decir 70° durante 6 minutos, a velocidad 6.
  3. Añadimos la sal y los ingredientes que hayamos elegido y ponemos unos 5 minutos a mezclar. Programamos 70º durante 5 minutos a velocidad 6.
  4. Y ya está lista para filtrarla por la prensadora de café o la bolsa.

Modo de preparación en batidora

  1. Ponemos 60 gr de avena o arroz en nuestra licuadora. Lo batimos lo más posible.
  2. Calentamos agua durante unos minutos y añadimos a la batidora. Podemos añadir la mitad del agua e ir mezclando durante unos minutos.
  3. Añadimos la sal, los ingredientes elegidos y el resto del agua. Seguimos batiendo durante otros minutos hasta que esté todo bien integrado.
  4. Lista para prensar!

 

leche2

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s